Blogia
The Batisfera Times

Domingo por la tarde

Domingo por la tarde

Este chino -cuyo estado espiaban algunos compatriotas desde la acera de enfrente, por ver si lo echaban a la cazuela- sufría la mayor melopea que he visto nunca en un solo ser humano. Después de la instantánea, vomitó sin enterarse y se revolcó encima de los desperdicios, que usó como almohada. Y G. y yo en el banco de al lado, desechando la idea que teníamos de tomar un batido, desechando cualquier idea que tuviera algo que ver con comida o bebida. Hasta la botella de agua nos dio asco.

Más tarde, ya medianamente repuesto, dediqué una buena media hora a hojear el libro La cocina italiana de Jamie Oliver. Me cae bien, Jamie Oliver.

5 comentarios

Dogbert Jr. -

Segundo paso para hablar bien de Uruguay: compararlo con la persecución de la placa de rayos ultravioletas en las calles de Ciudad Vieja. La suposición de que cuando se juntan toman ácido se va convirtiendo en certeza.

TBT -

Yo apuesto por la cazuela.

eltiomark -

No has terminado la historia. Sobrevivió? Se casó con la chica china? Acabó en la cazuela? Me tienes en ascuas por diooooooooooooos

TBT -

Nos falta el contraplano con nuestra cara. Y, por supuesto, falta el glorioso momento de la potada y el rebozado. Lástima de vídeo.

nomeacuerdo -

A mí no sé si me cae bien o mal Jamie Oliver. Porque no le conozco. Lo que sí que me cayó mal fue esa imagen del chino rebozado. Ay.