Blogia
The Batisfera Times

Extraña situación grupal

Grupal por el grupo en el que trabajo, no por ninguna guarrería. A ver. Trabajo para la revista del periódico del grupo, pero hoy tenía un encargo de la revista de la cadena de radio musical popular-quinceañera para realizar una entrevista a un señor del jurado de un concurso musical, tipo OT, que va a emitir en abril la cadena de televisión en abierto del mismo grupo. Ya. Un follón.

Llego media hora tarde porque el fotógrafo se olvida de avisarme. Subo al quinto piso de un edificio en la zona de Goya, y me encuentro con un follón de mil pares. Modelos por ahí, una en sesión de fotos y otras en proceso de maquillaje. Un montón de gente mirando, otros corriendo y otros manipulando cámaras, luces y acción. Hay un pasillo estrechísimo, y una modelo de unos dos metros y medio sentada en medio, asistiendo impertérrita a una sesión de peluquería violenta. Tengo que pasar casi por encima de ella para llegar al otro extremo, donde está el señor del jurado.

Me saluda y me perdona la tardanza. Toca una puerta al fondo. Se abre y sale un tipo con cara de recién levantado que no puede con ella -son las 13.30-. Dice que no, tío, que no se puede hacer la entrevista en su cuarto (el cuarto tiene pinta de cuarto normal de un veinteañero un poco dejado, y huele a porro que mata-. El señor del jurado dice que a él le da lo mismo hacerla en el pasillo, de pie. A mí también -yo lo que quiero es salir de allí-. A punto de empezar, nos interrumpe una chica. Es reportera de la tele del grupo, y dice que van a grabar la entrevista, que ya están subiendo el cámara y el sonidista. Yo, resignado, le pregunto: "Y ¿voy a salir yo?" Si, claro. Están "cubriendo" el primer día de este señor en Madrid, y van a emitir el reportaje en el primer programa del concurso. Suerte la mía.

Pero no se puede hacer en el pasillo. El del jurado -que un día tuvo un grupo de pop muy simpático- se vuelve y sólo se encuentra con el baño, y propone. Yo alucino, pero los de la tele aceptan. Yo me siento encima de la taza del baño del porrero de al lado, y el del jurado en el borde de la bañera. Por una entrevista para una revista que no es la mía y que va a utilizar una televisión. Y yo sentado en el baño, hecho un trapo porque ayer fui a un concierto y la noche se alargó. En fin.

Afortunadamente, todo termina relativamente rápido y sin que ocurra ninguno de los desastres a los que se prestaba el curioso emplazamiento. Termino y salgo del baño, y vuelvo a atravesar la jungla para llegar a la puerta del piso. Justo antes de llegar, veo a una antigua compañera de Universidad sentada en el suelo. No le hago mucho caso, así que no sé qué pinta ahí. Ella me pregunta para quien trabajo, y le digo: "Hoy, para mucha gente". Y me voy. 

3 comentarios

Murmur -

Apoyo la mocion de Nomeacuerdo.Larga nombres.

eltiomark -

Llevo un rato buceando por tu blog y estoy flipando con lo de la editorial. ¡Qué figura y qué bien maneja el léxico tu ex jefe! ¡Qué elegancia! Muy bien, si señor. No sabía nada de todo esté lio. La próxima vez que visite tu ciudad, quedamos sin falta, y sin diálogos telefónicos de besugo. Lo prometo.

nomeacuerdo -

¿De quién era el concierto?