Blogia
The Batisfera Times

El regreso (I)

De alguna manera, todo terminó con un servidor triunfando, previa aclamación (¡gallego! ¡gallego! gritaban), en un concurso de karaoke con canciones de los Beatles, en una fiesta dedicada a los de Liverpool en el bar BJ de MVD. Canté Ticket to Ride. Sebastián me había apuntado a traición -y lo agradeceré siempre-, y me pasó la letra de la canción en un folio blanco con las letras en amarillo ilegible, justo antes de subir al escenario. Más vale que ya me la sabía. No hay documento gráfico. Al menos yo no lo tengo, porque con las prisas subí a cantar con el bolso en el que llevaba la cámara. Ya. Lo siento por todos los que se perdieron semejante acontecimiento. Gané un micrófono hinchable que todos querían tocar (ponga aquí el chiste).

Antes de eso cenamos en el Tasende, lugar elegido para la despedida general. Estaban Marina y Juan, y Simón y Pato, y Natalia y Martina y Sebastián, y el otro Sebastián más joven (el del karaoke) y Majo, y Rosina y Luciana, y Carolina, y más gente amiga que hoy ya echo de menos. A pesar de que, en el día escaso que llevo en Pamplona, ya haya comido el medallón de solomillo con micuit de foie y manzana flambeada al Armagnac del Letyana, morcilla no dulce, fuet, jamón, aceitunas, queso curado, tortilla de patatas de mi madre y alcachofas con jamón de la misma. Pues sí, a pesar de todo esto, les echo de menos y me acuerdo de esa noche.

(Aunque lo primero fue Madrid. Fueron Ander y Francis y su furgoneta, y después mi hermano y San Ginés, los churros y el chocolate y el momento cumbre del regreso como hecho físico-espiritual-estomacal: caña con tapa de aceitunas en La Taberna Ibérica de la calle Toledo).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

TBT -

Óbvialo, por obvio, je, je.

eltiomark -

Voy a obviar ese comentario...

TBT -

Bueno, bueno, difama que algo queda. Parecéis de El Mundo.

nomeacuerdo -

Se la guardo. Los espías y las murmuradoras son así. Siempre dando esquinazo.

Ander Desenmascara -

Qué mentirosos.

Nomeacuerdo: entre churro y churro, amurmur y el espía se regocijaban, enseñando los colmillos chocolateados, del esquinazo que te habían dado. Es más: en la calle vieron a una de esas estatuas vivientes que pide monedicas para moverse (qué metáfora, redió), uno que iba de legionario romano, pensaron que eras tú y se refugiaron corriendo en un despacho de lotería. Compraron un número, para disimular, y creo que les van a tocar unos cuantos millones. Ya verás.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mousike -

En Noain hay mucho whisky y algún cachito de MVD. No, muchos cachos de Tristán Narvaja. Os espero, os esperaré.

TBT -

nomeacuerdo, nonosacordamos de que podías estar en Madrid, y no había mucho tiempo entre vuelo y vuelo. Guárdame esa tourné para más adelante.

Amurmur -

Nomeacuerdo: tú no tienes, como Ander, una furgoneta que da miedo a los viandantes. Y apenas estuvimos unas cuatro horas. El espía vio a su hermano que, como cabe esperar, también es secreto. Hablamos sobre ti, pero de pronto te nos olvidaste.

Así que hemos decidido volver donde te dejamos la última vez. A la barra del Urdax, con un pincho en una mano y un vino en la otra.

Y este 31 tomaremos algo. Queda prometido. Aunque a veces no nos acordemos, siempre nos queda una sensación extrañeza. Durante todo este tiempo: cuando has faltado.

nomeacuerdo -

Pandilla de desagradecidos, estaba por Madrid, y os podíamos haber hecho una auténtica tourné por lo más granado de las patatas bravas madrileñas, bocadillos de calamares y gambas al ajillo pasadas de fecha. Peor para vosotros.

Ander -

Te vimos feliz. Disfruta del aterrizaje y sigue papeando y pimplando, eres el Joxepo de San Juan.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres