Blogia
The Batisfera Times

En Buenos Aires (y III)

En Buenos Aires (y III)

Antes de que empezara el concierto conocimos a una tal Silvana, y nos acordamos de la(s) Silvana de V., y de su Wrocic. Después, Quique González tocó él sólo durante dos horas, dejando que el respetable eligiera el repertorio. Yo grité un par de canciones -una de ellas mi preferida suya, Y los conserjes de noche, que me recuerda en parte a Besos robados, de Truffaut, y con la que se me ocurre alguna otra historia-. En un momento dado apareció por allí Carlos Tarque, el cantante de M-Clan -oops-, que de alguna manera se hallaba en Buenos Aires. Subió a cantar una canción. Mi problema es que, al escucharlo, sólo me acordaba de ese verso terrorífico (te fuiste a Moscú/me dejaste sin menú). Pero no importó demasiado.

No se aprecia bien en la foto, pero Quique se había dejado un bigote estilo Pancho Villa bastante criminal. En cualquier caso, me alegro de que le vaya bien. Aunque mucha gente no sepa todavía pillarle el aire.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Ander -

Redió, qué tarde llego.

La oscura leyenda de la nocilla de tres gustos: un filón desaprovechado por Iker Jiménez.



TBT -

El chorizo Pamplonica siempre va bien con todo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Amurmur -

Claro, V. Porque cuando era chorizo con nocilla de dos gustos, lo del chorizo ya era otra cosa, ¿verdad?

Habrá que preguntar a Anderiza qué tal quedaba el choricete con la nocilla trisabor.

TBT -

No hubo ocasión ni motivo para preguntar, así que nunca lo sabremos. Mejor así.

V -

Silvana... Para saber si era la de mi recuerdo, deberías haberle preguntado por una dirección difícil de Buenos Aires. Si te explicaba con todo lujo de detalles cómo llegar al lugar, era Silvana Silvana.
Lo del bigote Pancho Villa con una de esas armónicas es como un bocadillo de chorizo pamplona con nocilla de un sabor: incomprensible.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres