Blogia
The Batisfera Times

Miami

Ayer fui a la previa para prensa de Miami Vice. No sé si en España la han estrenado ya o no. Tenía ganas, porque fui muy fan de Corrupción en Miami. Me acuerdo de las flamencos, los Lamborghini -que creo que nacieron y murieron con la serie-, de las camisas floreadas y los trajes blancos de Don Johnson, las lanchas rápidas, las drogas y las chicas y las armas. Siempre quise ser -entre otros dos millones de cosas- Sonny Crockett. Por eso vi con benevolencia ayer la película. También porque Michael Mann es uno de los mejores (si no el mejor) realizadores de "acción urbana". También porque, se suponía, iba a verse algo de Montevideo. Y, al final, no mucho. Sólo la rambla de noche y una esquina de Ciudad Vieja que, por unos segundos, simula ser -ejem- Ginebra. Es lo que tiene Hollywood.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres